Como sustituir ingredientes caros, por otros más económicos

#Trucos 15 agosto 2019

Elige ingredientes económicos


Escoge productos del día a día que sean ricos en nutrientes, aprovechando los productos de temporada, como zanahorias, boniatos o repollos. Las verduras enlatadas como los tomates o las alcachofas, y las hortalizas congeladas son también una fuente económica y saludable de vitaminas. En combinación con legumbres como las lentejas, o en guisos y salsas, pueden satisfacer cualquier apetito.


La carne suele ser algo más cara. Por ello, no la uses a diario y sirve cantidades algo más pequeñas acompañada de una buena guarnición. También puedes aprovecharla mejor, picándola para prepararla en forma de hamburguesas, albóndigas, dumplings o empanadas. O reduce su uso como ingrediente de tus comidas.


Sustituye los ingredientes caros por otros más económicos, sobre todo si no piensas utilizar todo el paquete. Por ejemplo, si tu receta de risotto necesita solo 60 g de vino, no tienes necesidad de abrir una botella: con 40 g de agua y 20 g de vinagre obtendrás el grado de acidez exacto para su preparación. Evita utilizar azafrán si no es el ingrediente principal de la receta; en la mayoría de los casos, la cúrcuma o el colorante alimenticio te prestarán el mismo servicio. Sé creativo: puede que descubras que la salsa de tomate con perejil te gusta tanto o más que con albahaca.