FUNCIÓN AMASAR

#Técnicas básicas 25 marzo 2018

Buenos días,


Hoy te voy a hablar de una de las funciones favoritas. La de amasar!


¿Quién me iba a decir a mi hace unos años que íbamos a hacer en casa el pan, la pizza, y un montón de recetas más...? 


Una de las mejores en la alimentación en casa ha sido dejar de comprar pan en el supermercado y pasar a hacerlo en casa.


Es tan fácil y tan sencillo cómo poner los ingredientes y amasar. Sin ensuciar la cocina, sin que nos duelan los brazos y en unos minutos.


Para los clientes de TM31, solo hay que programar tiempo, vaso cerrado y espiga. 


Los de TM5, programáis tiempo y en los botones inferiores en el cuadradito, encontrareis la función de amasar, presionáis para activar y listo!




Quiero aprovechar para hablarte de las masas.


Aunque las masa son todo un mundo... Hoy te voy a hablar de la levadura y de la fermentación. Si veo que tengo feedback, haré otra entrada hablando de las harinas (que solas ya dan mucho de qué hablar) y del horneado. 


La levadura de panadería es un fermento natural que lo que hace en las masas es hacer que fermente y le da el característico sabor y olor a pan.


Es importante que sepas que la levadura ha de ser de panadería. No vale la que usamos para hacer bizcochos!!


La levadura de panadería la puedes encontrar en dos formatos: fresca o deshidratada.


La levadura fresca son esos cuadraditos que encontramos en las neveras y que tal como indica su nombre, al ser fresca, caduca muy pronto.


Este tipo de levadura la puedes congelar para alargar su fecha de caducidad, pero es mejor usarla sin haber estado congelada, ya que pierde fuerza.


La levadura deshidratada de panadería es un recurso estupendo para olvidarte de fechas de caducidad. El tema es que cuando usamos este tipo de levadura, la fermentación es más lenta. Al estar deshidratada, hay que tener en cuenta que tiene un tiempo de hidratación que la fresca no tiene. 


Por lo que respecta a la fermentación te dejo consejos útiles para que no tengas ninguna duda al respecto.


Es muy importante respetar los tiempos de fermentación en las masas. Y por respetar, me refiero a que ha de ser el exacto, ni más ni menos.


El tiempo variará en función de la temperatura ambiental que haya.


Cuanto más cálido, más rápido fermenta la masa. Con lo cual hemos de evitar las zonas frías de la casa y evitar las zonas de corrientes de aire.


Sabremos que la masa está a punto cuando ha doblado en volumen respecto al inicial. 


Tampoco hemos de pecar de exceso de tiempo, porque sino la masa puede sobrefermentar y perder todas las propiedades de la levadura.


A medida que vayas practicando, sabrás cuál el el punto óptimo de fermentación.


Si tienes alguna duda o comentario, escríbeme un mail o llámame.


Estaré encantada de ayudarte.


El jueves te paso la continuación de la receta de la semana pasada. 


Hicimos el pan para hamburguesa y ahora te pasaré la hamburguesa y la guarnición.


Una delicia!!!


Besos